EL SONIDO Y EL SILENCIO.

Publicado: 13 diciembre, 2008 en Sin categoría

Decían que cuando Louis Armstrong tocaba la trompeta se hacía un silencio en la sala difícilmente comparable a cualquier otro concierto. Por esos momentos el público salía más que satisfecho de haber pagado la entrada que para muchos afroamericanos o no (Armstrong era de los pocos músicos ‘‘’interraciales’’ del momento) en esa época de crisis era más que elevado. Lo mismo sucedía con Miles Davis, otro trompetista al que tuve la suerte de ver y disfrutar. No existe mayor placer que el sonido que te lleva al silencio; las sonidos que te llevan hacia emociones completamente silenciosas pero irrefrenables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s