LA MALA REPUTACIÓN.

Publicado: 20 enero, 2009 en Sin categoría
La única ventaja de la mala reputación, pero sólo cuando es inevitable, es que te da libertad para decir y hacer lo que quieras pues no tienes nada que perder, o mejor, más que perder ante los demás. Pero no cualquier mala reputación por eso debe ser inevitable. Hay quien tiene mala reputación general pero buena ante un grupo, o intenta tenerla; esa no vale ya que obliga ante ese grupo a un comportamiento si cabe mucho más estricto para estar bien con quienes te han acogido a pesar de. Hablo de la mala reputación absoluta, casi genética, la que se lleva escrita en la mirada. La que, hagas lo que hagas, no mejora, y lo sabes, porque hay demasiadas ideas preconcebidas sobre ti como para que cambie, y además eso te ayuda a que no cambie. Al ser humano le cuesta demasiado cambiar de opinión sobre alguien o algo, y si no tiene ”justificación” para ello la busca desesperadamente. Se aleja en cambio de todo aquello que no confirme su prejuicio.
La libertad de palabra del que tiene mala reputación tampoco es como la sinceridad del payaso. El payaso está obligado a entretener y puede tener hasta buena reputación, mas nunca libertad de actitud; el bufón le debe al rey su existencia. La mala reputación es en suma el mal reconocimiento, aquello que se teme tanto, aquello que enloquece. Y cuando enloquece, esa sinceridad y actitud libre se convierte en transtorno y se distorsiona hasta el punto de dejar de ser ”peligroso”.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s