LA ÚLTIMA PELÍCULA DE FELLINI.

Publicado: 29 enero, 2009 en Sin categoría
Casualmente, en un pequeño cine de pueblo con el espectacular nombre de Atlante, que ahora yace en ruinas como un cadáver sin descomponer que nadie quiere retirar de la acera, había una sesión ‘especial’ los miércoles. Una semana pasaban una película porno y la otra una ”rara” a veces incluso antigua; sobra decir cuál era la que tenía màs éxito. Entre las ”raras” pasaban verdaderas maravillas. Allí conocí el neorrealismo italiano muy niño (por la edad no me dejaban entrar a las pornos) que hablaba de todo aquello que ocurría también aquí en los años cincuenta pero que sin embargo el cine de aquí no contaba por Franco. ‘El ladrón de bicicletas’ o ‘Milagro en Milán’ de Vittorio de Sica; en la primera doblada al español se escuchaba una voz en ”off”  que no estaba en la original que dulcificaba el final. ”Terra trema”, ”Roma ciudad abierta”, Arroz amargo y Silvana Mangano con pantalón arremangado (qué mujel!!!), Ingrid Bergman siempre huyendo en Stromboli… Y llegó Federico Fellini con ”La Strada”, ”Las noches de Cabiria”, ”Vitelloni” (los inútiles) y de repente ”Amarcord”. Con Amarcord se mezclaban dos estilos de forma magistral: uno que mostraba el mundo de los sueños y otro que conservaba el registro de la realidad más cruda. Recuerdo perfectamente que la primera vez que la vi un tipo estrafalario que ya falleció, se subió al escenario donde estaba colocada la pantalla con un traje hecho de redes marinas, y se puso a despotricar contra el nazismo (creo que entendió mal la película!). Después pasaron otras suyas como ”La nave va”, ”Gulietta y los espíritus”, ”Casanova”, ”La Dolce Vita”… Hasta un comic de la época presentaba a Fellini y a Kubrick como astronautas de un universo creado por ellos mismos en ”Metal Hurlant” (así se llamaba la revista de comic qua ya no existe). Fellini y su cine pasó a formar parte de mi imaginario de por vida. Rímini por ejemplo no es para mi la verdadera Rímini, donde nunca he estado, es el Rímini de la película Amarcord y otras; es el espacio donde ese genial director refleja a su manera la pequeña ciudad marina donde nació y donde está enterrado. Mis sueños se mezclaban con los suyos  en películas. Cuando me enteré que se estaba muriendo el maestro, mi curiosidad era por lo  que estaría soñando en esos sus últimos momentos  que sin duda era su última película y la más sublime. Aunque su verdadera última película ”La Voz de la luna” con un Roberto Begnini muy joven es muy buena también.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s