MÁS ALLÁ DEL BIEN Y EL MAL.

Publicado: 30 enero, 2009 en Sin categoría
   Como saben lo de ”más allá del bien y el mal” es el título de un libro de Nietzsche que desde mi punto de vista no es más que un romántico alemán (no por ello poco atractivo) que de vez en cuando se pone de moda (¡Oh tamaña herejía para algunos sacralizadores del genio bigotudo!) . Es del romanticismo que tenían muchos jerarcas nazis que lloraban escuchando a Wagner o Mozart (a Mahler o Mendelssohn no porque eran judíos) pero poco o nada cuando mandaban a millones de personas a los campos de exterminio. Su ”Bien” y su ”Mal”, y también el de Nietzsche, se basaba en unas formas abstractas y emotivas que perpetuaban, o lo intentaban, a unos individuos considerados especiales  en el poder, y el resto sobraba. Igual que en algunas religiones donde los únicos  válidos son sus miembros y el resto sólo en la medida que pueden ser convertidos. 
Aceptar nuestra mortalidad  y la de los demás, la finitud de todo, tiene siempre  consecuencias éticas si se lleva hasta el final esta reflexión. Las más típicas consecuencias por desgracia son las religiosas, las románticas del tipo que hablaba antes, y las del hedonismo del necio. La ética del religioso monoteísta islámico o cristiano (la del judaísmo u otras son más raras) espera recompensas divinas, extramundanas, la del romántico recompensas mundanas ‘especiales’, y la del hedonismo del necio recompensas mundanas ‘triviales’ como sexo, poder… Sin embargo la del romanticismo y del hedonismo del necio no están tan alejadas en ese sentido como parece a priori, e incluso la religiosas comentadas; algunos religiosos permiten pequeños placeres si se ocultan, y los prefieren a las perversiones como la pederastia tan lógicamente impopular que puede provocar la total prohibición de las mismas, y los románticos también son amantes de placeres ‘triviales’ pero intentan darle un matiz especial, ‘aristocrático’.
 
Epicuro
sabía bien que el placer (en griego ‘edoné’ de ahí hedonismo) y la felicidad, partían de la ética, o sea, los valores y el trato a partir de ellos con los demás. Y que los placeres que llamaba del vientre (comer hasta el exceso, fornicar hasta el exceso…) están bien pero son momentáneos y por ello pueden crear ansiedad por síndromes de abstinencia varios, o sea, infelicidad de nuevo, incluso mayor, nuevamente. Por ello no merecen estar por encima de todo lo demás como por ejemplo estar tranquilo con uno mismo y con los demás, no tener enemigos o no estar arrepentido eternamente. No es casualidad que ese personaje griego anterior a Cristo fuera ocultado por las religiones monoteístas, el romanticismo casi ni lo nombre, y los hedonistas necios no lo conozcan por eso mismo (no me imagino a un mafioso leyendo filosofía, y si la lee seguro le gusta más Nietzsche, que está de moda además entre los que por leer se consideran especiales, es más ‘cool’). Epicuro además fue uno de los primeros que emplea el concepto cosmopolitismo (‘ciudadano del mundo’ aunque etimológicamente sería ‘ciudadano del cosmos’), porque consideraba que el nacionalismo era un prejuicio que imposibilita también la felicidad.  Y tenía razón Epicuro ese filósofo tan desconocido por desgracia. Y qué lo demuestra? La ética de la recompensa no lleva a la felicidad sino a la ansiedad eterna. Y el infeliz y ansioso trata por todos los medios de extender su miseria, hablando claro, ‘de joder la vida a todo quisque’. El infeliz es un destructor. No es que el hombre sea un lobo para el hombre como creía Hobbes (otro lobo religioso amargado), es que la infelicidad te vuelve un lobo. Pero es que tampoco consiste en ser una oveja.
 
El religioso va para mártir, el romántico para suicida, y el hedonista mafioso sino se hace romántico o religioso, va para drogadicto o para cadáver con un tiro en la cabeza.
Más allá del bien y el mal sí, pero desde la visión de que tiene muchísimo más valor que alguien te diga te quiero con sinceridad a todos los supuestos paraísos mundanos y extramundanos.  Por otro lado no olvides que todo lo que des será lo que recibirás en este mundo, ni más ni menos compai.
 
EPICURO.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s