Lo que te da la experiencia.

Publicado: 24 marzo, 2009 en Sin categoría
Tu que viniste de no sé bien dónde, pero lejos, a este lugar, sabes bien que nadie es absolutamente bueno, ni absolutamente malo, salvo en las películas o las novelas (las malas novelas). Por eso cualquiera puede ser un miserable, sobre todo si ya lo es por cuestiones sociales, aunque también los hay no por esas cuestiones. Y quien no puede ejercer su maldad física la puede ejercer de otras maneras no por ello menos crueles. Y que los miserables por cuestiones sociales nunca la toman con los que están por encima de ellos, los que de veras producen su miseria. La toman con los que son aún más miserables porque en eso consiste su miseria moral además de la otra. Tu que fuiste inmigrante lo entiendes perfectamente.  Un inmigrante en todas partes, hasta de donde te marchaste precisamente porque allí aplicaron contigo esa maldad que luego aplicaron aquí también. Heredé tus temores  no infundados pero a la vez tu humanidad de bibliotecas.  Tu viejo baúl que quisieron tirar a la basura con viejas ediciones de Dostoyesky y Tolstoy. Ese viejo baúl siempre esperando a la puerta que tenía más libros que camisas porque sabías que la soledad la vencen los libros y no las apariencias que son válidas sólo para los cretinos que no ven sino eso, pero que no hay que olvidar del todo porque estamos rodeados de cretinos. No te conocí y en cambio te conozco demasiado a medida que me crecen las vivencias.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s