SALOMÓN.

Publicado: 13 abril, 2009 en Sin categoría
Salomón, hijo de David, ese rey sabio querido y proyegido por el ”Eterno”, terminó adorando ídolos y prácticando magias inútiles. Le pudo más la curiosidad, y sobre todo la conciencia de su mortalidad. Salomón, el escritor del Eclesiastés  el más inteligente tratado existencial y del Cantar de los Cantares el más bello escrito de amor, no pudo resistirse a sus pasiones como su padre David. Vanidad de vanidades, todo es vanidad.
Salomón además es una ópera de Händel, del que mañana ,14 de Abril, hará 250 años de su triste fallecimiento. Agradezco a su música y a la de J.S.Bach Y H. Purcell, reconciliarme conmigo mismo y con la humanidad.
                     GEORG fRIEDRICH HÄNDEL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s