LA CODICIA.

Publicado: 30 mayo, 2009 en Sin categoría
En un país africano existe una forma curiosa de atrapar a los monos. En un agujero donde sólo entra una mano abierta le dejan comida al mono. El mono introduce la mano para llevarse la comida, y cuando se le acerca el cazador, no es capaz de volver a abrir la mano para sacarla del agujero y huir, pues no quiere soltar la comida.
El ser humano, que sin duda no deja del todo de ser mono, llega a ser igual de insensato y prefiere incluso perder la vida antes de perder la posesión real o imaginada (como pudiera ser la ”patria nuestra”), pues se identifica tanto con ésta que le da hasta más importancia que a sí mismo, o la llega a querer como si se tratara de una persona. No digamos ya si hablamos de la vida de los otros que uno no conoce o de sus condiciones de vida. La codicia puede alterar hasta la percepción de la realidad convirtiéndolo todo en cosa, en objeto de deseo, incluido por supuesto a las personas. Y una cosa es siempre  un medio, nunca un fin, lo contrario a la propuesta ética de Kant. Todo entonces se vuelve un medio para alcanzar más poder, más posesión sin límite; el límite en todo caso lo impone el triunfo o el fracaso en luchas de poderes con otros codiciosos, no el poder y la codicia en sí msima que jamás se autolimita. Ni la idea ilustrada brillante de dividir el poder en tres para evitar el despotismo lo logró como saben.
La codicia por último es producto de la obsesion con el Ego, que no es capaz de aceptar a otros diferentes, fuera de él, que no puede controlar, manejar y sobre todo poseer que es lo mismo en este caso que dominar. Dominar algo es a su vez eliminar su posible diferencia incontrolable.
Por eso siempre preferiré el término ”hacer el amor” aunque suene  demasiado cursi (habrá que inventarse otro menos cursi), que follar. Cualquier relación entre dos o mas personas, sea de la clase que fuera, pueden serlo de dos tipos: o desde la igualdad o desde la lucha de poderes, es decir desde la dominación. El límite entre uno y otro es muy muy estrecho, y siempre es complicado, sobre todo si se aspira al primer tipo, percibir qué clase de relación se está manteniendo. La otra, la de dominación, sin embargo funciona sin ningún tipo de esfuerzo porque por desgracia es la común.
La codicia es tal vez tan instintiva como la reaccion del mono, al menos en sus primeras fases. Lo opuesto a la codicia es más complicado, más racional, pero sin duda lo más sensato y lo que salvaría al mono de la muerte por…codicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s