LA ANALOGÍA INFORMÁTICA

Publicado: 26 enero, 2010 en Sin categoría

La gente en su mayoría no cambia de sistema operativo en sus ordenadores a pesar de lo mal que le puede funcionar, sobre todo el Window Vista, por dos razones fundamentales: no tienen ni idea de informática o temen las complicaciones que traerá consigo el nuevo sistema. Exactamente ocurre lo mismo con el sistema social en el que vivimos y con otros hábitos adquiridos. O no se cambian, por mal que nos vaya con ellos,  porque no se tiene ni idea de cómo hacerlo o bien se teme que traerá consigo el cambio; el ser humano es un animal de hábitos y del hábito pasa con demasiada facilidad a la dependencia.. Como Michael Moore cita en su última película sobre el capitalismo, seguimos pensando en modelos sociopolíticos económicos de otros siglos que no se adaptan al actual y sobre todo que se alejan de la participación activa de los ciudadanos en el mismo, es decir de la democracia. Pero, por qué aunque salgan cada vez más casos de corrupción, de crisis provocadas por banqueros y financieros que traen consigo ruina social, de cada vez mayor alejamiento del poder hacia los ciudadanos aunque hipócritamente se continúe llamando a eso democracia, sin embargo ello no provoca transformaciones sociales inminentes pero cuando se dan aún así se mantienen elementos de la ‘antigua sociedad’.  Tanto Robespierre en la revolución francesa como Trotsky en la rusa toman conciencia de que ciertos fenómenos como el religioso no pueden ser erradicados del todo y a lo sumo se pueden tornar algo parecido pero laico. Robespierre crea el culto a la diosa razón que no fue muy exitoso porque tampoco duró mucho su periodo de poder, mientras que Trotsky plantea convertir a las iglesias en lugares de culto ‘revolucionario’, pero como Stalin no pensaba de la misma forma aquello no se llevó acabo. Las  grandes crisis económicas no han traído consigo el advenimiento de mayor democracia sino todo lo contrario. O incluso cuando esas crisis han tenido como resultado guerras atroces la población de nuevo ‘mayoritariamente’ (la excepción tristemente confirma la regla) ha aceptado tragarse los argumentos falaces nacionalistas e ir dócilmente a las carnicerías. O en el gran colapso  político italiano de los ochenta, cuando todos los grandes partidos, salvo el PCI,  fueron acusados de tener vinculaciones con la Mafia, aquello no se tradujo en un mayor apoyo a los partidos revolucionarios, ni siquiera al PCI, o un nivel alto de abstención mayor del clásico, sino que un partido populista llamado Forza Italia (grito de ‘guerra’ futbolero) presidido por Berlusconi ganó las elecciones. Volviendo a la analogía informática pudiera entenderse como si además de que el cambio de sistema operativo ya es complicado por muy defectuoso que sea el que se tiene por lo dicho antes, además la primera programación siempre queda en el disco duro. Y es que la escuela, yo la llamaba ‘colegio’ porque era de curas, es el primer ‘programador’ y su verdadera educación no es aprender a leer, o a multiplicar o de geografía, sino adquirir unos hábitos, unas costumbres aunque te vuelvan un tipo despreciable. Una de ellas consiste en ser sumiso para no tener problemas. Y la otra aceptar y respetar las jerarquías. Pero lo peor que se aprende a considerar es la hipocresía como un valor necesario para sobrevivir ¡Qué´repugnante aprendizaje que no ha variado en siglos! No estuve en el grupo de los hipócritas empollones o de los  hipócritas ‘gamberros’, puesto que los ‘gamberros’ también sabían cuando agachar la cabeza. Entre estos últimos estaba el mayor número de oportunistas y por supuesto matones.. Los matones siempre iban en grupo y tenían un cabeza visible que los lideraba. Los empollones también iban en grupo y también alguien los lideraba. Pero todos, absolutamente todos lamían las botas que había que lamer, y más les valía. Después el precio por la humillación la pagaba el más bajo en la jerarquía que eran sobre todo los que no andaban en grupos definidos o ni siquiera andaban en grupos, por lo que lo pasabas mal o te expulsaban. A mí me ocurrieron las dos cosas. El recuerdo más antiguo que mi madre tiene de mí en el colegio, y que para mi desagrado le gusta mencionar, es verme debajo de una montaña de niños golpeándome salvajemente. Cada año un matón, o varios (cuando era sólo uno había que estar agradecido) me amargaba la existencia y potr eso y otras cosas aquel  lugar siempre fue una tortura constante para mí . El colegio era de niños y por eso ingenuamente creí hasta que las conocí que en las niñas variaba algo el asunto. Descubrir que no fue una de mis grandes decepciones existenciales jajaja!  De pequeño recuerdo que lo que maldecían y  llamaban los curas ‘el bloque del este’ era como algo de otro planeta y como aquello me sonaba a ‘’otro sistema operativo’’ (siempre en analogía informática) . no sólo sentía curiosidad sino que incluso escuchaba en una radio vieja radio Moscú en español. Con el paso del tiempo descubrí que aquel ‘sistema operativo ‘no funcionaba pero lo que cada vez tengo más claro es que éste tampoco. Así que ni Window ni Mac, pásense al sistema operativo libre que cada vez funciona mejor y se resuelven las dudas en los foros. El problema es que hay que renunciar a los programas conocidos y eso da una inseguridad y un pavor que no veas. 

Anuncios
comentarios
  1. sonia dice:

    A mí también me gustaría cambiar de sistema, y coincido contigo en que no se sabe cuál…. pero me da una pereza terrible inventarme uno… aun así, creo que soy bastante outsider, aunque no me hace feliz… buenooo, qué lío!!!! Un besazooo

  2. Vanesa dice:

    Soy usuaria de Window Vista a la fuerza, imagino que como casi todos, pero los motivos por los que no he cambiado a otro sistema operativo difieren de los que nombras en tu comentario; son los que te muestro a continuación:Por un lado, la alternativa más moderna es el Window 7 y cuesta aproximadamente 111€. Inalcanzable para mí.Por el otro, podría cambiarme al XP pero no me compensa; los problemas que me causa el Vista no son tan graves como para instalar un sistema operativo y, encima, más antiguo y por qué no, más simple estéticamente (el Vista, al igual que el 7 han mejorado muchísimo su presentación). Lo único que me haría pasar por ese mal trago, el de instalar un nuevo sistema operativo, descargar todos los archivos, etc. es la incompatibilidad de Vista con algunos programas, pero hasta ahora no ha sido necesario.Otros sistemas operativos distintos de los de la marca Microsoft son incompatibles con muchísimos programas.Quizás con nuestra sociedad pase lo mismo: faltan alternativas atrayentes, convincentes y que compensen el "mal trago" de la transición…Besos.

  3. penetreitor dice:

    pudranse nerdos de mier….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s