Archivos de la categoría ‘Sin categoría’

la nada es lo común.

Publicado: 19 marzo, 2013 en Sensaciones, Sin categoría

No creo podamos entender nada más allá de los límites de nuestro pensamiento, El problema es que creemos que es el pensamiento es el ilimitado y no la realidad. 


Conocemos aquellos conceptos manejados por Umberto Eco en un libro de recomendable lectura de 1965 titulado ‘’Apocalípticos e Integrados’’. Conceptos estos que tienen que ver, entre otras cosas, con las distintas visiones con respecto a la cultura de masas y los mass media. Utilizando esos mismos conceptos sería posible redefinirlos en la actualidad pues ya los llamados por Eco ‘’apocalípticos’’ no son enemigos de las nuevas tecnologías; en el mundo global y altamente tecnificado parece no quedar ya enemigos de la tecnología. Los ‘’apocalípticos’’ empleando no ya el concepto a la manera de Eco sino puramente semántica serían aquellos que utilizando los mass media y las tecnologías punteras difunden un mensaje supuestamente ‘revelador’(la etimología de Apocalipsis griega va por ahí) que ve conspiraciones en todas partes y planes ocultos de dominación secreta y mundial (nada nuevo), y los integrados pero tampoco como los entiende Eco, sino como los que transmiten discursos de aceptación de los modelos sociales o políticos demasiado poco o nada transformadores. Entre unos y otros, que son la mayoría, se echa en falta un espacio de debate transformador pero no sectario, sin argumentos apriorísticos y sin discursos preconstruidos que se intentan adaptar a la fuerza con calzo ideológico a la realidad para supuestamente entenderla. Referencias veraces y contrastables que no caigan en tópicos de defensas o ataques partidistas. Sabemos lo que nos vamos a encontrar en tal o cual publicación virtual (aunque también en las otras cada vez más desplazadas). Y como si de equipos de futbol se tratara se ‘’toman posiciones’’ de apoyo o repulsa. La izquierda y la derecha política se anda confundiendo con eso desde hace tiempo en los medios, cuando lo único que vemos ‘grosso modo’ es o una aceptación del modelo o una sospecha inútil por poco definida y fantasiosa. Nada queda claro entonces, pero por algo la poca claridad conceptual era ya la estrella del pensamiento dominante occidental desde hace decenios, la llamada ‘posmodernidad’. Curiosamente los nuevos apocalípticos resentidos con occidente siguen simpatizando con viejas teorías posmodernas del llamado pensamiento débil aunque pretendan crear paradójicamente pensamientos supuestamente ‘fuertes’. Los ‘integrados’, desde el significado antes mencionado de aceptadores o más bien justificadores, también simpatizan con autores llamados posmodernos aunque escogen a los más cercanos a sus posturas como hacen los otros. Lo cual no es de extrañar pues todos son un producto de ese pensamiento autodefinido como débil que por el hecho de ser el dominante no tiene nada de débil. La modernidad es o ha sido una idea de renovación, de transformación consciente, pero al alcanzarse la supuesta superación de la modernidad (como lo entienden los llamados posmodernos) parece que deba conformarse con la ‘’hermenéutica’’ (la interpretación) donde prima el vale todo que es otra forma de decir que nada vale. Así que la renovación, la transformación queda sólo en lo aparente, en lo visible. La angustia existencial que según Lipovetsky fomenta la obsesión exacerbada con el cambio de la modernidad no es producto de la modernidad sino de las teorías posmodernas que el mismo ha creado. El proyecto moderno nunca fue desarrollado ampliamente y en todas sus posibilidades como para hablarse de ‘’superación’’ y estadio ‘post’ siendo éste el mayor engaño posmoderno; en algunos países ni siquiera se llegó a la modernidad, o bien de forma importada sin generarlo por sí mismo. Los acontecimientos recientes que vivimos en países árabes parecen ser una búsqueda de modernidad y no de posmodernidad siempre que los medievalistas fundamentalistas no se aprovechen de las nuevas coyunturas. Y tampoco el proyecto frustrado de la modernidad pero no por ello sin valor y posibilidad de reconstrucción admite a esos ‘’apocalípticos’’ e ‘’integrados’’; es un pensamiento superador de esas clases de visiones del mundo o de desesperados y resentidos catastrofistas, o de aceptadores del statu quo sin capacidad critica que no sea la de justificarse y justificar como norma.

¡Hola a todos y todas!

Publicado: 24 noviembre, 2010 en Sin categoría

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

LA ANALOGÍA INFORMÁTICA

Publicado: 26 enero, 2010 en Sin categoría

La gente en su mayoría no cambia de sistema operativo en sus ordenadores a pesar de lo mal que le puede funcionar, sobre todo el Window Vista, por dos razones fundamentales: no tienen ni idea de informática o temen las complicaciones que traerá consigo el nuevo sistema. Exactamente ocurre lo mismo con el sistema social en el que vivimos y con otros hábitos adquiridos. O no se cambian, por mal que nos vaya con ellos,  porque no se tiene ni idea de cómo hacerlo o bien se teme que traerá consigo el cambio; el ser humano es un animal de hábitos y del hábito pasa con demasiada facilidad a la dependencia.. Como Michael Moore cita en su última película sobre el capitalismo, seguimos pensando en modelos sociopolíticos económicos de otros siglos que no se adaptan al actual y sobre todo que se alejan de la participación activa de los ciudadanos en el mismo, es decir de la democracia. Pero, por qué aunque salgan cada vez más casos de corrupción, de crisis provocadas por banqueros y financieros que traen consigo ruina social, de cada vez mayor alejamiento del poder hacia los ciudadanos aunque hipócritamente se continúe llamando a eso democracia, sin embargo ello no provoca transformaciones sociales inminentes pero cuando se dan aún así se mantienen elementos de la ‘antigua sociedad’.  Tanto Robespierre en la revolución francesa como Trotsky en la rusa toman conciencia de que ciertos fenómenos como el religioso no pueden ser erradicados del todo y a lo sumo se pueden tornar algo parecido pero laico. Robespierre crea el culto a la diosa razón que no fue muy exitoso porque tampoco duró mucho su periodo de poder, mientras que Trotsky plantea convertir a las iglesias en lugares de culto ‘revolucionario’, pero como Stalin no pensaba de la misma forma aquello no se llevó acabo. Las  grandes crisis económicas no han traído consigo el advenimiento de mayor democracia sino todo lo contrario. O incluso cuando esas crisis han tenido como resultado guerras atroces la población de nuevo ‘mayoritariamente’ (la excepción tristemente confirma la regla) ha aceptado tragarse los argumentos falaces nacionalistas e ir dócilmente a las carnicerías. O en el gran colapso  político italiano de los ochenta, cuando todos los grandes partidos, salvo el PCI,  fueron acusados de tener vinculaciones con la Mafia, aquello no se tradujo en un mayor apoyo a los partidos revolucionarios, ni siquiera al PCI, o un nivel alto de abstención mayor del clásico, sino que un partido populista llamado Forza Italia (grito de ‘guerra’ futbolero) presidido por Berlusconi ganó las elecciones. Volviendo a la analogía informática pudiera entenderse como si además de que el cambio de sistema operativo ya es complicado por muy defectuoso que sea el que se tiene por lo dicho antes, además la primera programación siempre queda en el disco duro. Y es que la escuela, yo la llamaba ‘colegio’ porque era de curas, es el primer ‘programador’ y su verdadera educación no es aprender a leer, o a multiplicar o de geografía, sino adquirir unos hábitos, unas costumbres aunque te vuelvan un tipo despreciable. Una de ellas consiste en ser sumiso para no tener problemas. Y la otra aceptar y respetar las jerarquías. Pero lo peor que se aprende a considerar es la hipocresía como un valor necesario para sobrevivir ¡Qué´repugnante aprendizaje que no ha variado en siglos! No estuve en el grupo de los hipócritas empollones o de los  hipócritas ‘gamberros’, puesto que los ‘gamberros’ también sabían cuando agachar la cabeza. Entre estos últimos estaba el mayor número de oportunistas y por supuesto matones.. Los matones siempre iban en grupo y tenían un cabeza visible que los lideraba. Los empollones también iban en grupo y también alguien los lideraba. Pero todos, absolutamente todos lamían las botas que había que lamer, y más les valía. Después el precio por la humillación la pagaba el más bajo en la jerarquía que eran sobre todo los que no andaban en grupos definidos o ni siquiera andaban en grupos, por lo que lo pasabas mal o te expulsaban. A mí me ocurrieron las dos cosas. El recuerdo más antiguo que mi madre tiene de mí en el colegio, y que para mi desagrado le gusta mencionar, es verme debajo de una montaña de niños golpeándome salvajemente. Cada año un matón, o varios (cuando era sólo uno había que estar agradecido) me amargaba la existencia y potr eso y otras cosas aquel  lugar siempre fue una tortura constante para mí . El colegio era de niños y por eso ingenuamente creí hasta que las conocí que en las niñas variaba algo el asunto. Descubrir que no fue una de mis grandes decepciones existenciales jajaja!  De pequeño recuerdo que lo que maldecían y  llamaban los curas ‘el bloque del este’ era como algo de otro planeta y como aquello me sonaba a ‘’otro sistema operativo’’ (siempre en analogía informática) . no sólo sentía curiosidad sino que incluso escuchaba en una radio vieja radio Moscú en español. Con el paso del tiempo descubrí que aquel ‘sistema operativo ‘no funcionaba pero lo que cada vez tengo más claro es que éste tampoco. Así que ni Window ni Mac, pásense al sistema operativo libre que cada vez funciona mejor y se resuelven las dudas en los foros. El problema es que hay que renunciar a los programas conocidos y eso da una inseguridad y un pavor que no veas. 

ESTATUA DE SAL

Publicado: 30 noviembre, 2009 en Sin categoría

Tengo una amiga anarquista, pero anarquista de sindicato, de hermanos anarquistas y amigos anarquistas. Nos vemos poco, realmente muy poco. Casi siempre en algún concierto o manifestación. Las pocas veces que hemos coincidido le han servido para  construir una idea sobre mí absolutamente cerrada a posibilidades. Dentro de esa idea (al menos la parte que conozco porque me la comentó) está que soy un tipo que nunca baila y sólo habla con éste y aquel, o sea, que soy un tipo absolutamente frío y poco emocional porque me ha visto en esa disposición las veces que me ha visto. Como no tengo que demostrar nada a nadie, y menos a ella, resultaría absurdo explicarle que si no me ha visto bailar es sólo porque en esos conciertos no me ha salido del… pero que si me saliera eso, o lo que fuera, lo haría, y lo he hecho. Y eso que bailo peor que un perro cojo pero cada vez más la palabra ridículo me parece ridícula. El hecho de que ella me vea así, y yo a ella de ninguna forma, salvo de anarquista pero porque es casi como si lo llevara escrito en la solapa, me muestra a mí mismo que no soy igual y me alegra. Que no ando ( o intento,) con miedos por la vida y por eso no me creo ideas cerradas sobre los demás, y menos creyéndolos conocer del todo por tener más información sobre alguien. Aunque cada vez me interesa menos esa ‘’información’’ pues nunca he tenido ni vocación de policía, ni de empresario, ni de prejuicioso.  Además el tiempo te da conocimiento para descubrir que muchas posturas aparentemente serias no son más que apariencias vacuas sin contenido alguno. Sólo veo que para algunos anarquistas como mi amiga y otros ‘’libertarios’’ he sido demasiado comunista o simplemente raro, para algunos comunistas demasiado anarquista, o en otros aspectos demasiado o poco de  lo que  algunos consideran ‘’conveniente’’ (¡qué chiste!). Y me encanta ser demasiado esto o muy poco lo otro, aunque el precio sea a veces la soledad y la desconfianza. Los autoconsiderados, muchas veces inconscientemente, portavoces o dignos representantes de algo inquebrantable,  se suelen construir una cárcel de supuesta seguridad, supuesta, porque si la tuvieran no reaccionarían así con los demás.  Lo gracioso es que en el caso de los que se dicen marxistas su cárcel sea tan poco dialéctica, es decir, paradójicamente tan poco marxista.

A lo largo de mi vida he visto tantos seguros de sí mismos traicionar esos ideales que tan fanáticamente decían defender, o incluso volverse fanáticos de lo que en un principio les parecía el incuestionable enemigo, que veo pocas diferencias ya entre fanatismos se llamen como se quieran llamar. Y sobre todo uno que en apariencia (otra apariencia engañosa) no lo es como el nihilismo. Los que dicen no creer en nada luego suelen encubrir mayores estúpidas creencias. Y tenía razón Cherteston cuando decía, porque era un conservador, que si dios había muerto era porque ahora se creía en cualquier tontería. Y en última instancia las más importantes decisiones que tomamos, una de ellas nuestras creencias o criterios, no son racionales sino obedecen a miedos y emociones no racionales. Recuerdo un compañero de clase posmoderno y cínico que se burlaba de mí (según él) por excesivo politicismo. Viajó un verano a San Sebastián, tuvo una romance con una abertxale (nacionalista vasca), y al regresar lo que me reprochaba era mi poco politicismo y apoyo en su nuevo lenguaje aprendido ‘’ a la lucha del pueblo de euskalerría’’…

Me alegra  poder aprender lecciones observando a los demás y no repitiendo comportamientos que considero equivocados. Me alegra porque no es lo común. Y aunque mi órgano más pecaminoso siga siendo la lengua debido a la adquisición de malas costumbres a veces hasta irracionales, intento evitarlo, y no mirar atrás como hizo la esposa de Lot cuando miró a Sodoma la ciudad pecadora y se convirtió en estatua de sal. Ni quiero ser una estatua de sal ni quiero ver a los demás como si lo fueran.

  http://es.wikipedia.org/wiki/Lot_%28b%C3%ADblico%29

 

 

ESOS MOMENTOS.

Publicado: 24 noviembre, 2009 en Sin categoría
Hay momentos en que no se puede hacer otra cosa que dejar que pasen por mucho que no gusten… Seria perfecto que en esos momentos alguien por algún lado dejara escuchar este hermoso tema de los Beatles: 

EL TIEMPO QUE NOS TOCó VIVIR.

Publicado: 29 octubre, 2009 en Sin categoría
En la Argentina lo que no robó el peronista Menem al estado lo han robado los peronistas Kitcthner marido y ahora esposa. No es ningún secreto que la familia ha aumentado su fortuna de poco para acá de una manera más que considerable y sospechosa. Los periódicos que los han criticado ya no podrán con una ley de prensa aprobada recientemente. La población que en algunos lugares sufre hasta de desnutrición saquea los supermercados.
Resultado social de todo ello además de la miseria:
en una de las últimas elecciones quedan en la segunda vuelta Menem y Kitchner. Y con el argumento cada vez más sospechoso de ”todos son unos ladrones” se vota a los ladrones conocidos del peronismo que allí para más de uno es una religión, que como todas, o diría incluso más que todas, es un opio del pueblo.

A nivel global los banqueros y especuladores, sobre todo los españoles, se siguen enriqueciendo después de provocar una de las más grandes crisis económicas del capitalismo moderno. Los estados les ayudan con importantes inyecciones de liquidez (dinero de los impuestos). Como han tenido, siguen teniendo, y les han dejado tener, un importante peso social, su crisis la van a pagar sobre todo los sectores más desfavorecidos de ésta, pero no sólo estos.
Resultado de ello:
la gente, incluso de extracción popular baja, sigue haciendo colas para comprarse los billetes de abono del equipo de futbol de turno. Manifestándose por tonterías como que ese equipo gane un partido. Y cuando llegan las elecciones se vota a los dos partidos mayoritarios que no son más que partidos que van a seguir beneficiando a esos banqueros y arruinándolos a ellos.
Tenía razón Marcuse, este modelo social ha conseguido crear seres humanos unidimensionales, acríticos, pero en lo único que se equivocó tal vez porque lo veía exagerado, es que incluso lo logra con los sectores más marginales. Recuerda al personaje de la peli de los Monty Pyton ”la vida de Brian” que aún estando en una mazmorra de lo más sórdida lo ve como algo justificado. O a esos condenados a muerte en el corredor que dicen estar a favor de la pena capital salvo que no en su caso. Quiero pensar que sólo es un problema de falta de referencias, falta de organización o simplemente ignorancia. 
  La ”izquierda peronista”… no me hagas reir!!!!!